La Vela Latina en Ibiza

En Ibiza durante la Feria Eivissa Medieval que se celebra en el mes de mayo, pudimos ver un grupo de embarcaciones de Vela Latina navegar por las inmediaciones del Puerto de Ibiza configurando un espectáculo visual único.


Técnicamente la Vela Latina es una vela de tipo cuchillo y triangular que se enverga en una percha que recibe el nombre de enteja que puede estar formada por una, dos o incluso hasta tres piezas. La parte más gruesa y que queda abajo y a proa recibe el nombre de car. La parte más delgada, que queda a popa y más alta recibe el nombre de pena. Si la entena es de una embarcación grande o de una embarcación un poco vieja, puede llevar una tercera pieza, para reforzarla, llamada quimelca.
El Car, pena y quimelca se unen mediante unos cabos delgados pero fuertes para asegurar estas piezas de la embarcación.

Los tres lados de la vela latina reciben las siguientes denominaciones:

1) El Grátil o caída de proa, es el lado donde va envergada la vela a la entena,
2) El Pujamen o falda, es el lado que queda abajo, por así decirlo dentro de la barca,
3) La Baluma o caída de popa, que es la vertical y marca la altura de la vela.

Los tres puños de la vela reciben el nombre de donde van amarrados, así el puño de car es el de proa, el puño de pena es el que queda en alto y el puño de escota es donde se liga dicho cabo.

En el grátil hay una hilera de ojos pequeños que sirven para envergar la vela en la entena con la ayuda de unos jefes cortos y delgados llamados botafions.

La entena donde se enverga la vela puede ser de largo variable en función de las características de la embarcación. La entena va fijada al palo por dos bandas, por el “amante”, que sirve para izarla y por un “estrobo”, la moño, que sirve para fijarla al palo. En el puesto de la entena se fijan dos jefes delante, que sirven para controlar la inclinación de la entena, y el “orsapop”, que sirve para sacar el car de la entena hacia fuera o hacia popa de la barca. Si la longitud de la entena es considerable, se liga un jefe llamado osta, que sirve para reforzar la pena cuando hay vientos frescos. Aunque es considerada una embarcación musulmana, en el Mediterráneo adoptó el nombre de vela latina.

Una variante de la vela latina es la vela de martillo, también llamada vela mística, que es de forma trapezoidal y se utilizaba especialmente en embarcaciones pequeñas, como a veces en el bote, porque necesitaba menos maniobras a la hora de navegar de ceñida (virando constantemente navegando contra el viento – ganar barlovento).

Históricamente la Vela Latina aparece en el siglo IX siendo de inspiración árabe extendiéndose rápidamente por todo el Mediterráneo sustituyendo a la vela cuadra.
vela-latina-ibiza-apaisado-2014
A día de hoy la Vela Latina vive un cierto renacer en todo el Mediterráneo con regatas, exhibiciones, encuentros y diadas. En Ibiza y Formentera los propietarios de este tipo de embarcaciones organizan excursiones y días de navegación por la zona exhibiendo sus muy cuidados barcos. Por ejemplo hace 25 años que se celebra la regata de Stintino en Cerdeña, un evento que ha popularizado a nivel internacional el mundo de la vela latina y desde entonces decenas de eventos han seguido esta inspiración de carácter marinero. Desde 2005, en Marina di Pisciotta en la provincia de Salerno, región de Campania (Italia), se organiza una regata llamada “Tre Torri” para embarcaciones de vela latina.
Queda pues constatado que no sólamente los llauts de Vela Latina aparecen en las fotos históricas sino que siguen formando parte del paisaje ibicenco predominando las ganas y la tradición de los propietarios y aficionados de este tipo de embarcaciones especialmente en algún Club Náutico de la isla como el de San Antonio Abad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>